ADSENSE

lunes, 10 de agosto de 2015

CAFÉ CON AROMA DE MUJER CARLOS OCHOA Y SUS NOVELAS










SINOPSIS

Sebastián (Guy Ecker) es el nieto de Octavio Vallejo, conocido patriarca del CAFE, por ser propietario de grandes extensiones de tierra en el eje cafetero y uno de los pioneros en el sofisticado mundo de las exportaciones del país. A lo largo de 60 años el viejo consolidó uno de los más grandes emporios cafeteros del país y se caracterizó por ser caficultor y exportador a la vez, convirtiendo su apellido en un símbolo de poder y prestigio en el ámbito nacional e internacional y en todos los círculos, a donde se extendió el poder de la familia.


La historia precisamente se inicia con la muerte de este patriarca. El fin de su vida lo sorprende en su hacienda Casa Blanca, durante el inicio de una cosecha. La muerte del viejo, obliga a la congregación de toda la familia cuyos miembros, en su gran mayoría viven en diferentes países del extranjero. Sebastián que se encuentra en Londres terminando sus estudios, decide viajar a Colombia para asistir al sepelio de su abuelo. La muerte del viejo Octavio genera una pugna interna entre las familias de sus dos únicos hijos: Francisco y Rafael. En las cláusulas de su testamento, exige que los bienes de la familia sean manejados única y exclusivamente por miembros varones de la misma que necesariamente lleven su apellido como una forma de prolongar su memoria y de evitar que los bienes salgan de las manos de los Vallejo. 



Las tierras quedan en poder de Rafael, padre de Sebastián, y la exportadora en manos de Francisco, padre de Iván. A la muerte de ellos, los sucederán sus hijos mayores, Sebastián (Guy Ecker) e Iván (Cristóbal Errázuris), quienes han crecido juntos como hermanos. Pero el testamento va más allá. A la muerte de Iván y Sebastián los hijos varones de estos seguirán al frente de los bienes de la familia, hecho que lanza a los dos primos a una guerra por el futuro control de la totalidad de los bienes de los Vallejo. Solo que Iván tiene una ventaja, pues puede procrear un hijo cuando lo desee. 

Sebastián, en cambio, tiene problemas de orden sociológico que le impiden amar y engendrar un hijo. Este secreto es conocido por Iván, quien esta seguro que en el futuro serán él y su hijo quienes controlen la gran empresa. Durante su breve estancia en la hacienda, Sebastián escucha un canto que lo inquieta, y que inquietará a su familia por el resto de la historia. Es el canto de la Gaviota (Margarita Rosa de Francisco), el canto de la bella recolectora que, como siempre en octubre llega a la hacienda en busca de trabajo. Gaviota, como los demás recolectores, proviene de otros cultivos, de otras cosechas, en diferentes regiones del país. 

En compañía de su madre, Carmenza (Constanza Duque), trajina durante el año por las carreteras de todos los departamentos en busca de trabajo. La Gaviota jamás ha tenido una casa, ni siquiera un sitio fijo de vivienda, todo su patrimonio lo constituyen las pocas cosas que lleva en su maleta. Su único sitio seguro de retorno es la hacienda Casa Blanca, donde son acogidas con Carmenza, cada año, por Aurelio (Juan Carlos Arango) el administrador de la hacienda y quien les proporciona posada en un pequeño cuartel especial para ellas, obedeciendo a una extraña orden del viejo Octavio. Gaviota, es una mujer codiciada por todos. Pero nadie tiene memoria de que alguien haya podido siquiera cortejarla. Es una mujer con un instinto de protección desarrollado. 

Por razones de su trabajo y de su vida siempre ha estado rodeada de hombres pero ha sabido diferenciarse muy bien de ellos. Sebastián, a pesar de sus apellidos, de la fortuna y de un futuro halagador y seguro arrastra con una incertidumbre que no lo deja vivir en paz. Ha recorrido el mundo pero jamás ha encontrado una mujer a la que pueda amar. Pero su vida cambia cuando conoce a Gaviota. En efecto, descubre que ella es la clave de su sexualidad, y también su infierno, pues si hay algo peor que sólo poder amar a una mujer es que ella sea una mujer errante. La vida de Gaviota también cambia cuando conoce a Sebastián pues cree ver en él la realización de sus sueños, ignorando que también está firmando su propia condena. Aprenderá en menos de un año lo que no aprendió a lo largo de su vida, y también podrá comprender hasta donde un sueño puede conducirla al infierno. 
Así, el itinerario de estos dos personajes los conducirá a recorrer los diferentes ámbitos que enmarcan el universo del café, y descubrirán que sus encuentros estarán regidos como una fatal premonición, por los ciclos y las cosechas cafeteras. De la misma manera, la poderosa familia Vallejo, comprenderá también que ese canto que escuchaban durante todas las cosechas, es el vaticinio de que el mundo no esta en sus manos y que el nombre de Gaviota, más que el nombre de una recolectora, es el nombre de una mujer que en cualquier momento puede hacer cambiar el futuro de la familia.


PERSONAJES


MARGARITA ROSA DE FRANCISCO ES GAVIOTA

Gaviota, como los demás recolectores, proviene de otros cultivos, de otras cosechas, en diferentes regiones del país. En compañía de su madre, Carmenza (Constanza Duque), trajina durante el año por las carreteras de todos los departamentos en busca de trabajo. La Gaviota jamás ha tenido una casa, ni siquiera un sitio fijo de vivienda, todo su patrimonio lo constituyen las pocas cosas que lleva en su maleta. Su único sitio seguro de retorno es la hacienda Casa Blanca, donde son acogidas con Carmenza, cada año, por Aurelio (Juan Carlos Arango) el administrador de la hacienda y quien les proporciona posada en un pequeño cuartel especial para ellas, obedeciendo a una extraña orden del viejo Octavio.


GUY ECKER ES SEBASTIÁN

Sebastián es nieto de Octavio Vallejo, a pesar de sus apellidos, de la fortuna y de un futuro halagador y seguro arrastra con una incertidumbre que no lo deja vivir en paz. Ha recorrido el mundo pero jamás ha encontrado una mujer a la que pueda amar. Pero su vida cambia cuando conoce a Gaviota. En efecto, descubre que ella es la clave de su sexualidad, y también su infierno, pues si hay algo peor que sólo poder amar a una mujer es que ella sea una mujer errante.


COSTANZA DUQUE ES CARMENZA

Es la madre de Gaviota. Desde muy joven, cuando perdió a su familia y lo poco que tenían, empezó a recorrer los cultivos, y se hizo una de las mejores recolectoras. Uno de los sitios que más frecuentaba era la hacienda de Octavio Vallejo, Casablanca. El patriarca le tomó cariño y desde entonces ordenó que ella siempre tuviera trabajo en la hacienda durante la cosecha de octubre. Así, Carmenza tuvo siempre un punto fijo de retorno: La hacienda Casa Blanca. Fue una costumbre que se prolongó, incluso cuando quedó embarazada de Gaviota. La niña se acostumbró, como su madre, a que en octubre había una cita incondicional en la hacienda de los Vallejo, aunque jamás preguntó porque el viejo patriarca tenía tantas preferencias por ellas. Carmenza le enseño a su hija a protegerse, especialmente de los hombres, y que debía guardarse solamente para uno.


CRISTOBAL ERRÁZURIZ ES IVÁN

Iván Vallejo es el primo de Sebastián. Se criaron como un par de hermanos. Estudió en Londres Economía y Comercio Internacional, y vivió allí con Sebastián, compartiendo un apartamento. Pero, a la muerte del abuelo, comprendió que la familia se había dividido y que cada cual debía tomar su camino. Iván heredo de su padre, Francisco Vallejo, y de su abuelo, el olfato y la habilidad en el manejo de los negocios. Desde la muerte del abuelo, Octavio solo espera la oportunidad de manejar ‘Cafexport’, la empresa exportadora de café de la familia, para aplicar sus propias teorías sobre el negocio del café. Tiene su propia moral, no sólo en el mundo de los negocios, sino también en el del amor. Se siente impedido para amar a una sola mujer.


SILVIA DE DIOS ES LUCRECIA

Es la esposa de Iván. A lo largo de muchos años ha esperado pacientemente a que él termine sus estudios en Europa. En realidad no ha hecho más que prepararse para su matrimonio. Tiene todo lo que Iván le gusta en una mujer: es atractiva, con clase y con toda la fogosidad para mantenerlo a su lado. Lucrecia sabe que el mayor delirio de Iván, además del café, son las mujeres, y sabe que su vida junto a él no será fácil. Pero cree que podrá manejarlo.


ALEJANDRA BORRERO ES LUCIA


Los Vallejo creen encontrar en ella la salvación de Sebastián. Parece una mujer hecha a la medida de los 
problemas de él. Es desapasionada, algunos dicen que gélida, el sexo no está en su lista de prioridades, y esta dotada de una paciencia infinita para lograr lo que quiere. Antes de conocer a Sebastián, Lucía estaba segura de que podría sobrevivir sin sexo. Estaba muy lejos de conocerse.


DORA CADAVID ES CECILIA

Es la esposa (y posteriormente la viuda) de Octavio Vallejo. Hasta la muerte de su esposo, fue una mujer silenciosa, dedicada a su familia, y a acompañar a un sinnúmero de actividades sociales de Octavio. Creyó que se iría de este mundo, tan serena y tranquilamente como se fue Octavio. Jamás se imagino que las cláusulas del testamento lanzarían a la guerra a la familia de sus dos hijos, y menos que padecería los males de amor de su nieto Sebastián. Todos dicen de ella que jamás dejara descansar el alma de Octavio. Y ella lo sabe. Como también sabe que invocar el fantasma de Octavio es la única forma de mantener unida a la familia.

GERARDO DE FRANCISCO ES FRANCISCO

Es el hijo mayor de Octavio. Heredó de él la habilidad y la
visión en los negocios, y una pasión desbordada por el café. A diferencia de su padre, pudo formarse en el extranjero y sus conocimientos le permitieron convertirse en una ocasión en Ministro de Economía, en Asesor Económico, en miembro activo de la Asociación de Cafeteros, y una infinidad de cargos más. Sin embargo, lo que más le apasiona es el manejo del café en las bolsas de Nueva York, mientras aspira que su hijo Iván se encargue de Cafexport Bogotá.

MYRIAM DE LOURDES ES ÁNGELA

Es la esposa de Francisco. Sabe manejar a su esposo y distribuye su tiempo entre Nueva York y Bogotá. Lleva una intensa vida social, pero no descuida los aspectos neurálgicos de su familia. Controla sutilmente la vida de sus hijos Iván y Bernardo, y tiene un propósito muy claro: lograr que Iván tenga un hijo, para dar cumplimiento a los términos de la herencia, no importa si es con Lucrecia o con una mujer de sus condiciones. Aspira a que, a la vuelta de unos años, Iván maneje la totalidad de los bienes de la familia, incluida la hacienda que heredó Sebastián.


GUILLERMO VIVES ES BERNARDO

Es el hijo menor de Francisco y Ángela. Silencioso y disciplinado, se mantiene al margen de la vida social. Podría considerarse la mano derecha de su padre. En efecto, Bernardo esta encargado de abrir mercados para Cafexport en Asia y África, pero asumiría cualquier oficio relacionado con el café si su padre se lo pidiera. Su vida íntima es un enigma. No se le ha conocido mujer alguna, por lo que Iván, su hermano mayor, asegura con toda certeza que Bernardo es homosexual. Poco le interesan los términos de la herencia pues en sus planes jamás ha estado el matrimonio. Quiere y admira a su hermano Iván. Incluso, acata sus sugerencias. Pero comete a veces el error de no preguntarse si escuchar y acatar a su hermano es lo más conveniente para su vida.


LINA MARIA NAVIA ES PAULA

Hija de Rafael y hermana de Sebastián, Paula deberá asumir desde muy temprano un papel que no le correspondía: ser hermana y madre de Sebastián al mismo tiempo. Paula ve con mirada fría los movimientos de su primo Iván, y comprende que las intenciones de él es tratar de apoderarse de los bienes que el abuelo les dejo a su familia. En manos de ella estará proteger esos intereses, tratar el manejo de la hacienda y el futuro de ella, el de su hermano y el de Marcela, su hermana menor.

DANNA GARCIA ES MARCELA

Es la hija menor de Rafael. Desde que era muy niña se fue a estudiar a Europa arte dramático. A diferencia de todos los miembros de su familia, el café no le interesa. Por el contrario, lo desprecia y piensa, con algo de razón, que todo en su familia se mide por sacos de café, incluidos los sentimientos. Por eso prefiere vivir distanciada de la familia. O eso, cuando menos, es lo que intenta. Pero, a pesar de su intento por estar distante del mundo del café, descubrirá que ese mundo también la devorara y que no podrá hacer nada para impedirlo.

ANDREJ SATORA ES ARTHUR

Es el novio de Paula. Se conocieron en Londres, cuando ella terminaba sus estudios y cuando él trabajaba para la OIC, y decidieron irse a vivir juntos. Arthur es catador de café y es considerado como uno de los paladares más finos del mundo. Siempre ha tenido una obsesión: conocer la tierra donde se produce el café más suave del mundo. Pero Paula, con un sentimiento arribista, se niega a que Arthur conozca su país. Lo que ignora Paula, es que meses después, cuando su prometido de cualquier forma conoce Colombia, se arrepentirá de haber nacido en Inglaterra, y de no haber venido antes a ese paraíso que es Colombia.

JUAN CARLOS ARANGO ES AURELIO

Aurelio fue un hombre de confianza de Octavio Vallejo. No solo en el manejo impecable de la hacienda, sino también en el de algunos secretos del viejo. Solo Aurelio, por ejemplo, sabe por qué el viejo tenía tantas preferencias por Carmenza, y por qué nunca faltaba a ninguna cosecha, sino que siempre estaba en la hacienda en Octubre.

MANUEL BUSQUETS ES LATORRE


LaTorre era el hombre de confianza de Octavio Vallejo. Fue más que su abogado, un depositario de muchos de sus secretos. A él le encargó la redacción de su testamento, y a él le encargo el cuidado de un sobre, cuyo contenido hasta él mismo desconoce, y que inquieta a la familia Vallejo. El abogado solo podrá abrirlo en cuatro años.




CANTA EL TEMA DE LA TELENOVELA

CANTA: MARGARITA ROSA DE FRANCISCO
AUTOR: CARMENZA GÓMEZ
ARREGLOS: JOSEFINA SEVERINO


Gaviota que ve a lo lejos, vuela muy alto;
Gaviota que emprende vuelo, no se detiene.
No te detengas triste Gaviota, sigue tu canto,
sigue tu canto, tal vez mañana, cambie tu suerte.

Es su destino, que un mal amor
vista su alma, de negro duelo;
ingrato amor, rompió sus alas,
ingrato amor manchó sus sueños.

Es su destino, que un mal amor
vista su alma, de negro duelo;
ingrato amor, rompió sus alas,
ingrato amor manchó sus sueños.

Un día a esa Gaviota, yo ví pasar;
llevaba entre sus alas, la soledad.
Triste Gaviota, calló su canto, dejó su nido,
dejó su nido, triste Gaviota, te vi pasar.

Es su destino, que un mal amor
vista su alma, de negro duelo;
ingrato amor, rompió sus alas,
ingrato amor manchó sus sueños.

Es su destino, que un mal amor
vista su alma, de negro duelo;
ingrato amor, rompió sus alas,
ingrato amor manchó sus sueños.

Ingrato amor manchó sus sueños








MÁS FOTOS DE LA TELENOVELA








                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarme tus comentarios y sugerencias todas son bienvenidas